Héroes del 11-S: Los tres bomberos que izaron la bandera estadounidense en la Zona Cero

Noticia del 9 septiembre , 2011


A las 8.46 de la
mañana saltó la alarma. Daniel McWilliams y sus compañeros de la estación de
rescate número 2 de Brooklyn salieron disparados hacia el World Trade Center:
al parecer, un avión se había estrellado contra la Torre Norte. De camino a la
Zona Cero, McWilliams tuvo tiempo para coger una bandera estadounidense de
ondeaba en un yate atracado en el río Hudson. Se la guardó sin saber que
gracias a ella pasaría a la historia.

Tras varias horas de
trabajo entre las ruinas de las Torres Gemelas, a eso de las cinco de la tarde
del 11 de septiembre de 2001, al bombero de Brooklyn se le ocurrió una idea
para subir la moral de los cientos de empleados de emergencias que trabajaban
sin descanso a pesar de haber visto fallecer a numerosos compañeros.

Entre los restos de
los edificios, McWilliams vio un mástil. Pidió ayuda a sus compañeros de
estación George Johnson y Bill Eisengrein, e izó la bandera que había recogido
por la mañana.

Descansando a unos
150 metros de esta escena se encontraba Thomas E. Franklin, fotógrafo del
diario local The Record de Nueva Jersey. Franklin agarró su cámara, enfocó y,
sin que lo supieran, apretó el botón de su cámara y capturó una imagen que dio
la vuelta al mundo. “Ellos no se dieron cuenta de que hice la foto”, reconoció
años más tarde el autor de la instantánea a la cadena de televisión MSNBC.

A los 10 días, la
bandera fue trasladada al estadio de los Yankees tras ser firmada por las
autoridades locales. Después se izó en el portaviones USS Roosevelt,
precisamente desde el que se iniciaron los ataques contra Al Qaeda en
Afganistán.

Seis meses después de
los ataques, en marzo de 2002, McWilliams, Johnson, Eisengrein  y el fotógrafo, Thomas E. Franklin, se
reunieron con el presidente George W. Bush en el Despacho Oval. De aquel
encuentro nació la idea de crear un sello postal con la icónica imagen para
recaudar fondos para las familias de las víctimas de la tragedia

La iniciativa a sido
un éxito y gracias ella la Agencia Federal para el Control de Emergencias
Emergency ha conseguido recaudar más de 10 millones de dólares.

McWilliams, Johnson y
Eisengrein continúan trabajando en el departamento de bomberos en Nueva York.
Ninguno se considera un héroe y por eso, según confirma el Departamento de
Bomberos de la ciudad de los rascacielos, no quieren tener “nada que ver” con
los medios de comunicación.

Sin embargo, el
paradero actual de la bandera es un misterio. Incluso el alcalde de Nueva York,
Michael Bloomberg, especuló en una entrevista concedida en 2006 con la
posibilidad de que hubiera sido robada .

Mundo. Noticias, vídeos y fotos de Mundo en lainformacion.com




Responder