“Extraterrestre’ es como si en ‘La guerra de los mundos’ la cámara se queda con la mujer de Tom Cruise”

Noticia del 21 septiembre , 2011


Un hombre se despierta en una cama que no conoce. Pronto descubre un sujetador en el suelo. Y a una hermosa mujer rubia que prepara el desayuno. No se acuerda ni de su nombre, ni de cómo ha llegado hasta allí. Ni siquiera si han hecho algo más que dormir la mona. Pero cuando está a punto de marcharse reparan en que no hay televisión ni teléfono ni gente por la calle. Y al elevar la mirada al horizonte descubren la razón: una nave extraterrestre está suspendida sobre Madrid.

Pese a todo, Extraterrestre, la segunda película de Nacho Vigalondo, no es una cinta de ciencia ficción sino una comedia romántica y alocada. El propio director la presentó ayer en el Festival de San Sebastián acompañado de todos los actores (los chicos, porque Michelle Jenner no ha podido acudir): Julián Villagrán y los chanantes Carlos Areces y Raúl Cimas.

Lainformacion.com:

Del puro género fantástico de Los cronocrímenes te has ido a una comedia. ¿Cómo se ha producido este cambio?

Nacho Vigalondo:
Igual es dármelas de autor, pero creo que Los cronocrímenes y Extraterrestre hablan de lo mismo y en los mismos términos. Pero en otro sentido te reconozco que son muy diferentes y casi opuestas.

Carlos Areces:
¿Te estás desdiciendo?

Vigalondo:
Un autor convive con sus contradicciones de un modo muy digno. Y ya está. Bueno, entre las dos películas encuentras conexiones que no esperabas en un principio. Por ejemplo, en las dos todo lo que sucede es por culpa de los propios personajes, que es algo muy importante en mi historia. Y en ninguna de las dos puedes distinguir entre buenos y malos.

Areces:
Y todas tus películas tienen siempre un punto romántico.

Vigalondo:
Un poco mantecoso, sí.

Areces:
Pero ñoño, ¿eh? Vamos, que el remake americano lo hará Julia Roberts.

Vigalondo:
Sí, sí: “Si te gustó Come, reza, ama, no te pierdas Timecrimes”… Para mí hay una cosa muy importante: resulta peligroso para un director volverse víctima de sus constantes. Por ejemplo, para mí los directores más libres que hay ahora en Hollywood son los hermanos Coen: nadie espera nada de la siguiente película de los Coen porque puede ser cualquier cosa. Empezaron haciendo Sangre fácil y después hicieron Arizona Baby, que no tienen nada que ver entre sí. Prefiero intentar comprar esa libertad y poder hacer en un futuro lo que me dé la gana que no estar ahí pendiente de lo que se espera… ¿Estáis haciendo gestitos a mis espaldas para dinamizar la entrevista?

Raúl Cimas:
Eh, eh, estás loco y paranoico. ¡Eso es en lo que coinciden las dos películas!

Areces:
De quien menos se espera ahora mismo es de Coppola…

Vigalondo:
Pobre Coppola. Es víctima de sí mismo. No he visto Twixt, pero si no fuese una película de Coppola y no tuviera esa resonancia se vería con más…

Areces:
La pusieron el mismo día que Extraterrestre en el Festival de Toronto, ¿no?

Vigalondo:
Sí… ¿Pero qué quiere decir eso?

Areces:
Hombre, que podías haber sacado un hueco.

Vigalondo:
En Toronto sí que leí alguna crítica negativa de Extraterrestre de alguien que estaba esperando otra Cronocrímenes y esperaban otra de ciencia ficción con otro mecanismo y tal pero veían que la película iba en otra dirección opuesta y se producía cierto grado de frustración. Prefiero contar con esa decepción a cambio de cambiar de registro. Porque si no te pasa como a [M. Night] Shyamalan, que está todo el mundo esperando tu próximo giro sorpresa y en el momento en que deja de dar giros sorpresa la gente se frustra.

Pero vamos, el origen es más inocente que todo eso: te mola una historia, piensas en el casting, se te ocurren las situaciones y, si además de eso, supone un cambio de rumbo, bienvenido sea. Pero lo importante es que el punto de partida sea tan ingenuo como que te mola la historia a un nivel casi infantil.

Lainformacion.com:
¿Qué hay de tu propio personaje, que es tan conocido, en los personajes de la película? Por ejemplo, tu parte seductora seguro que la tiene el protagonista, Julián Villagrán.

Vigalondo:
Se refiere a que cuando sales en pelotas tu físico fibroso recuerda un poco al mío.

Julián Villagrán:
Claro, yo lo esculpí en referencia a Nacho.

Vigalondo:
El culo de Villagarán en la película está milimétricamente cincelado en función del mío.

Villagrán:
Oye, que Michelle [Jenner] también enseña el culo, ¿por qué habláis sólo del mío?

Areces:
Creo que es la primera vez que estoy en una película en al que hay alguien que enseña más carne que yo.

Vigalondo:
Cierto…

Areces:
¿Por qué has querido ahorrar desnudos en la película?

Vigalondo:
Es que es uno de los reclamos de la película: “¡Esta vez no se le ve el culo a Areces!”. “Areces como nunca le viste: con el culo tapado”.

Lainformacion.com:
Carlos, ¿a ti cuándo te toca ser el héroe romántico?

Areces:
Bueno, a mí me tocó en Spanish Movie. Lo que pasa es que desde entonces me he desviado un poco y me estoy encasillando… en el gordo bobalicón.

Vigalondo:
Pero la conclusión final de Extraterrestre deja a Areces como el héroe romántico, creo…

Areces:
Bueno, no deja de ser un tipo que lucha por su supervivencia, no está pensando en…

Vigalondo:
Vale, vale. Yo intentaba…

Areces:
Nada, no trates de arreglar ahora algo que no escribiste en el guión.

Lainformacion.com:
Y Raúl Cimas de héroe de acción…

Areces:
¡Eso sí que es gracioso!

Vigalondo:
Es el protagonista de otra película. Os dais cuenta, ¿no? La película de él es la de verdad, peor está pasando de lo lejos.

Raúl Cimas:
Así me lo contó Nacho. Me dijo: “Es como La guerra de los mundos pero la cámara está con la mujer de Tom Cruise”. Y digo, pues entonces yo soy Tom Cruise.

Lainformacion.com:
¿Y cuándo vas a meter en una película tuya tu gran pasión: el karaoke?

Vigalondo:
Te juro por Dios que la primera secuencia de la película era un karaoke. Originalmente la película empezaba en la noche anterior, en la que se conocían los protagonistas, y estaban los dos, borrachos, cantando Cadillac solitario. [Pone la mano como un micrófono y empieza a cantar] “En esta esquina estoy sentado [sic] / en un viejo Cadillac de segunda mano… ¡Nenaaa!”. Lo que pasa es que, no sé si fue un error o una fortuna, uno de los productores de la película me dijo al leer el guión que si arrancaba justo cuando despiertan se crearía una ambigüedad muy agradable para el relato.

Villagrán:
Hombre, en el fondo él sí que piensa que lo ha hecho con ella.

Vigalondo:
Es un tema que está abierto a debate. Es como las películas de David Lynch, que al final la gente hace su interpretación de lo que ha pasado. Por ejemplo, una frase abierta a la interpretación de cada uno es la de Areces que después de tirar un cubo sobre Villagrán dice “Esto no es agua, ¿eh?”. ¿Y entonces, qué es? Es como el maletín de Pulp Fiction, que al abrirlo sale un fulgor amarillo. Pues a lo mejor…

¡Ah! Y para que veas que sí hay conexiones entre las dos películas: el plano último es igual que el de Los cronocrímenes, con las dos hamacas. Al final hay un autor detrás de todo esto.

Últimas noticias – Lainformacion.com, te contamos lo que está pasando y te explicamos lo que va a pasar




Últimas búsquedas:

Responder